Alex Castro Costa Rica and Heaven. Memorial Site.

El día de mi cumpleaños.

Alex nunca se acordaba de que era mi cumpleaños. El día de mi cumpleaños él era quizá el único que no me llamaba de forma especial y me decía feliz cumpleaños… casi siempre se le olvidaba. Lo interesante era que al final siempre terminaba haciendo algo con Alex ese día.

Alex no se acordaba, pero no me importaba porque Alex me trataba como si mi vida fuera un cumpleaños eterno.  Me llamaba a cada rato, iba conmigo a celebrar hasta lo más absurdo y común; para Alex mi vida era un fiesta de cumpleaños.

Hace un poco más de una semana cumplí años una vez más. Esta vez al final del día no llamé a Alex para decirle que fueramos a darnos una vuelta… fue la primera vez en que cumplir años me supo tan diferente… y no es que no disfrutara, es más, gracias a Dios tenía a mi amigo Olger en mi casa y hasta comimos queque que hizo mi esposa… simplemente no fue lo mismo.

Hace bastante ya que Alex le hizo al cielo, yo todavía no me acostumbro.

Banderas: tu vida fue mi mejor regalo de cumpleaños. Hoy pienso en tus palabras y me alegro de conocerte, de ser tu mejor amigo… Te extraño, pero a la vez te deseo lo mejor allá arriba. Gracias por regalarme tu fé, por regalarme tu admiración, tu cariño, tu amistad y tu oración.

Gracias porque tus regalos siempre fueron eternos, de otro modo no tendría nada hoy en mis manos, pero tengo todas las memorias:
So we fix our eyes not on what is seen, but on what is unseen. For what is seen is temporary, but what is unseen is eternal. 2 COR 4:18

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.