Alex Castro Costa Rica and Heaven. Memorial Site.

BanderGown

September 19th, 2006 Alex

Ese día Alex pasó por mí. Como siempre, duré como 45 minutos en ponerme gel y otros 15 en lavarme los dientes y como 35 minutos en ponerme colonia, a Alex ni le importaba… ya me conocía. La cosa es que manejaba él. Nos fuimos en el carro de doña Mauren y en efecto como siempre estabamos feos de gasolina. Otras veces nos había pasado lo mismo, varias veces casi nos quedamos sin gasolina cerca de los cerros tapezco y otros, tratando de ir desde Jacó hasta San José. Alex y yo hablabamos de tantas cosas mientras manejabamos un rato que gastabamos gasolina a montones… a veces llegabamos hasta Guanacaste y luego nos devolvíamos. ¿Qué tanto hablamos? De las cosas que un amigo le cuenta a otro amigo y que nadie más tiene que saber, de las chamacas, de los rídiculos, de los miedos y los dolores. Cada vez terminabas riendonos en vez de llorando, y todas las veces que lo dejaba en la casa terminaba orando por él mientras me regresaba yo a la mía.

Alex me hacía orar.

Como te extraño Banderas! Extraño hablarte por teléfono y preguntarte que clase de pizza querés ordenar. Extraño inventar nuevos apodos cada vez que sabía que me llamabas. Extraño las mañanas en que ibamos a comprar ropa a la tienda de ropa americana 5 camisetas por 1000 pesos. Extraño la sencillez con que veías la vida… extraño tu sinceridad, tu honestidad, tu claridad y tu humildad. Extraño el tener a alguien en confiar completamente.

Extraño el sentir que alguien era más “cool” que partir pan, y no es por darle patadas al caballo herido, pero extraño las introducciones a tus conversaciones que duraban más que la conversación.

Cuanto duran en sanar las heridas en el alma? cuantos días tienen que pasar para que yo no extrañe el orar con Banderolas?

Ese día Alex manejaba… y se nos acababa la gasolina. “Mae echale un rojo”, “hacele”, “caete”, “hagachate y me juntas el pañuelo”! que estupidesez deciamos: DIOS! Como puedo extrañar esas estupideces tanto?? Lloro tan solo de pensar que las estupidences más grandes con Alex las prefiero a las conversaciones más profundas con quien sea…

Una Bavaria Dark por favor, dije yo. Una heineken… dijo Alex, hey ! sin el vaso! Mae pasemos a la Mac… hagale. Dos quesos. :: Si buenas carnes!!! (risas dentro del carro) 4 quesoburguesas y una coca light…

Hoy soy yo el que me como las quesos y me tomo la heineken como un chiquito siguiendo a su heroe favorito. Me duele el corazón.

Mae, caigo y le parto? me decia, “cuando termine con usted no se va a saber la diferencia entre su trasero y su cara” (era una amenaza para jugar futbolin). Como dos chiquillos teníamos nombres codigos para las cosas..: “el ataque del porcino” era cuando llegabamos a mi casa por la parte de atrás y Acky se nos tiraba encima. “El Señor es mi pastor” significaba que había una chamaca bonita caminando por allí. “Zorro viejo he sido” era mi apodo, ” Bandervillage fiesta resort y conference center” era el de él.