Alex Castro Costa Rica and Heaven. Memorial Site.

Vitaminas masticables Los Picapiedra

Alex se fué para los EEUU. Alex era así. Cuando le daba el ramalazo le daba duro a sus sueños y nada lo paraba.  Esta vez le dió a conseguir un trabajito en EEUU.  Me acuerdo que trabajó manejando y también trabajó para Microsoft, una de las cosas que más disfrutó de su trabajo fue la máquina de refrescos de la compañía, el hecho de que podía vestirse de la forma que quisiera y llegar a la oficina cuando quisiera.

Me llamaba de vez en cuando para conversar y para contarme como iba todo, yo lo extrañaba tanto, que nada más esperaba que me dijera que ya iba a volver…

Un día me dijo: “Mae, ya voy para allá”. Y fui a recogerlo una vez más al aeropuerto en donde me contó tantas historias sobre absolutamente todo, incluyendo como le iba en el equipillo de futbol de Seattle (Alex detestaba el futbol). Alex siempre me recogía a mi en el aeropuerto y yo siempre lo recogía a él.
Cuando vino, me trajo una calcomanía, unas revistas y por supuesto unas vitaminas de los picapiedra.

Hoy me cuesta tanto aceptar que ya no puedo ir a recogerlo al aeropuerto y la verdad no quiero ni ver un tarro de las vitaminas Los Picapiedra… pero muy dentro de mi se que soy yo el que todos los días poco a poco voy diciendole yo a él: Mae, ahorita voy para allá.  Y espero con todo mi corazón que él me esté esperando en ese aeropuerto de la vida eterna.

Alex: hermano, te extraño… la vida es más dura sin ti. Sin embargo me conforta saber que no importa cuando sea que nos veamos otra vez, me alegra saber que siempre has estado ahí para recibirme.

Que mi Señor Jesús te dé 100 veces más de lo que has dado por mí. Te quiero, Banderas, de veras que te quiero.

Alex_banderas

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.