Alex Castro Costa Rica and Heaven. Memorial Site.

A un año de tu partida…

“…mama, me invitaron a que fuera a un campamento y quiero ir porque van también muchachas” (nenas… usaba este termino por ahí de 1995 aproximadamente). También porque me dijeron que van muchos jóvenes y se conoce mucha gente. Lo único es que tengo que esperar porque parece ya no hay campos y que si alguien de los que están anotados decide no ir me lo dan a mí….

Aquí comenzó esta etapa de la vida espiritual de mi hijo Alex. En esta tierra, él quería ir por las “nenas”, pero Dios tenía otro plan para él, aparte de las nenas. Unos dos días después de que hablamos sobre este tema, me acuerdo como si fuera ayer mismo que yo iba saliendo y me detuvo en la puerta de la casa donde vivíamos entonces , cerca de la plaza de Las Américas, y me dijo: mama, me dieron el campo y voy a ir al campamento.

Ni siquiera me preguntaba si podía ir, porque desde entonces era un muchacho muy independiente y seguro de lo que hacía. Bueno hijo, le dije, Dios sabe porqué te quedó ese campito a ti, pero si te digo una cosa, no vas sólo a ver muchachas, te lo aseguro, porque la escogencia la hizo Dios, no tú, ni el que te cedió el lugar.

Ya a mis…. años, no preciso recordar más detalles de cuando regresó del campamento, pero lo que sí les puedo asegurar es que desde ese momento ya no era mío, era totalmente una obra hecha nueva de Dios nuestro Padre. Lo llevó, lo tomó, lo transformó, lo hizo nuevo, lo preparó para su obra, para su voluntad, y como dice la palabra de Dios: para una voluntad buena, perfecta y agradable.

Transcribo unas cuantas palabras de Alex, de su testimonio que dejó escrito:

«…Conocí de Cristo en un campamento del grupo Vida Joven en playa Esterillos Este en Puntarenas. No entiendo que pasó realmente, tenía 18 años en ese momento y después de esos cinco días de campamento mi vida cambió. Realmente encontré una fuerza dentro de mí que no sabía que tenía. Jesús tomo mis frustraciones, y las cambió por nuevas fuerzas para vivir, hacer, cambiar, conocer, aprender, caminar, hacer deporte, conversar, perdonar, decidir ,cambiar; fue lo más extraño y lo más impactante que me ha pasado.

Ahora encuentro en surf una manera de agradar a Dios y de agradecerle por las maravillas que EL ha hecho en mi vida. Puede sonar raro pero disfruto del surfing como un regalo de DIOS. Tengo la energía para levantarme a surfear, no tengo que ser mejor o peor que nadie en el agua, puedo ver claramente las maravillas de Dios en las olas y en el océano, me siento sano, tengo amigos surfistas que llevan una vida plena y en un caminar con Dios y puedo entender ahora que siento todas estas cosas por haber aceptado a Jesús como mi Salvador.

Quiero ser recordado como un hombre de paz, un hombre de perseverancia y que además respeta a los demás surfistas como personas…

Romanos 12:2 “…cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir, y lleguen a conocer la voluntad de Dios…” »

Comenzó a trabajar para el Señor, a entregarse en cuerpo y alma y corazón al Ministerio de VIDA JOVEN, fue un líder entregado, fue su director por la comunidad de Moravia durante dos años, y después de terminar como director Dios le habló y lo tomó de nuevo en el año 2002 para dejar Vida Joven y comenzar a levantar otro sueño de su corazón, otro llamado del Señor: irse a Jacó a misionar para jóvenes que necesitaban conocer de Dios, sueño que inició con su gran amiga y hermana en Cristo Hanna y su hermano Coky.

Y bueno, ya tenía un par de años de que se había independizado de su madre, de la casa, pues se iba para los Estados Unidos y regresaba, por montones de veces, hasta que Dios les hizo realidad su sueño y emprendieron el viaje “a lo desconocido”: a Jacó.

Es increíble lo que les voy a decir, jóvenes que leen esta página, pero detalles de todo este proceso desde los 19 años hasta los 29 años, imagínense 10 años, no los preciso claramente. Sólo puedo decirles que todos los “muchachos” (que ya casi no lo son) que estuvieron con él en Vida Joven en esa época son quienes más vivencias pueden tener de mi hijo. Y por supuesto Teno y Coky, sus hermanos del alma y Hanna quien fue también su hermana durante los años después de conocerse.

Como sabía que me encantaba que llegara con sus amigos del grupo Vida Joven a la casa, casi siempre les tenía unos “puntalitos “ (palabra de Marco Calvo) preparados por si llegaban con hambre (que también era casi siempre) y me decía: Madre Santa , voy a reunirme en la casa con mi gente, no hay problema, verdad, no te preocupes que no vamos a comer nada, todo lo traemos para la reunión , pero siempre me preocupaba porque la mayoría del grupo eran hombres y sabía, por mi hijo que igualmente comían mucho. En fin siempre estaba la casa llena de muchachos: Teno, Coky, Marco Calvo, Cali, Nachito (que ya disfrutan juntos Alex y él en el cielo) Melis, Silvia, Hanna, y tantos más… “Gracias Señor por haberme permitido disfrutar de todos estos muchachos y amarlos igual que a mi hijo y alimentarlos igual que a mi hijo y que llenaran siempre la casa de alegría, de música, de bendición, de oración”. Todos esos años que conviví con ellos es parte de lo más maravilloso y preciado que Dios me pudo haber dado a través de mi hijo. Siempre quise tener una familia muy grande, con muchos hijos, que siempre llenaran la casa y me veía como en las películas, la mamá sirviendo en una gran mesa la comida para todos y repartiéndola, pues Dios me lo concedió por muchos años, y actualmente continúo con esa gran familia pero por parte de Priscilla y los nuevos jóvenes de Vida Joven.

Gracias, muchachos, con todo mi corazón, porque lo hacía primero que todo para mi Señor, para nuestro Padre, y para mi amado hijo Alex, y al hacerlo para él igualmente era para ustedes, a todos, no preciso los nombres de tantos jóvenes que llegaban a la casa, pero sí sus rostros, todos han pasado por mi vida y todos se han quedado en mi corazón, como verdaderos hijos. Dios les bendice.

Alex siempre acostumbraba dejarme palabra de bendición para mí en las noches en la mesa del comedor para cuando yo saliera otro día al trabajo, la leyera y me la dejaba con todo su amor. Viviendo en San Antonio de Coronado, en una ocasión me dejó uno de sus tantos papelitos con bendición que la quiero compartir con ustedes, con todos los que le conocieron y con todos los que él llevaba en su corazón:

“¿Acaso alguno de ustedes sería capaz de darle a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿O de darle una culebra cuando le pide un pescado? Pues si ustedes que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a quiénes se las pidan!

Así pues, hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes; porque esto es lo que mandan la ley y los escritos de los profetas.”

MATEO 7: 9-12

Que más les puedo decir a todos los jóvenes, si esta palabra del Señor lo dice todo.

Adelante, ha pasado un año de la partida a su casa, a la casa del Padre, y estoy totalmente segura que todos los que le amamos sigue vivo en nuestras vidas, en nuestro diario vivir, en nuestro corazón, en nuestra casa aquí en la tierra., pero sobre todo en nuestro testimonio diario. Me atrevería a decir que quien conoció a Alex y no da un buen testimonio de su vida no lleva a DIOS en su corazón y a Alex ya lo olvidó.

Yo, su madre, ahora, después de un año de su partida a la casa del Padre, estoy completamente segura de la vida eterna de mi amado hijo Alex:

“Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna”

Dios les bendice a todos los que en esta tierra estuvieron al lado de Alex y lo amaron tanto.

A ti Prisci, su hermana, a quién amó, guió y protegió siempre y sé que desde el cielo, en donde está, te sigue amando, guiando y protegiendo.

A mis hermanas Sandra y Roxa, que Dios les ha dado tanto amor y fortaleza para confortarnos a Priscilla y a mí, como lo hace una madre. A mis hermanos: Olman, Marcos, José Fabio, Carlos, toda mi familia, que los amo, gracias por estar siempre conmigo y gracias Dios por haberme llevado al seno de una familia llena de tu amor. Me diste esta familia porque sabías cuánto la iba a necesitar.

A sus hijos adoptivos: Joshua, Erick, Byron, saben que Alex los sigue amando y guiando y protegiendo.

A Teno y Coky, sus hermanos del alma, igual Alex sigue al lado de ustedes, porque los une el verdadero amor de Cristo

A mis AMIGAS Y AMIGOS del alma y tantas, tantas , tantas personas de San José y de Jacó y de los Estados Unidos (CHRISTIAN SURFERS), que han estado a mi lado durante este año y que al haber estado en el corazón de mi hijo, también lo están en el mío.

A todas las personas que Dios me ha permitido conocer durante este año, y que se me han acercado sólo para darme su consuelo y palabras de aliento para mí y Priscilla y de su amor para mi hijo Alex. Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá de los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejan nada.

A TI HIJO, ALEX, POR AMARME TANTO, Y POR AMAR A TODAS LAS PERSONAS QUE DIOS PUSO EN TU CAMINO.

SABIAS QUE QUERIA TENER UNA GRAN FAMILIA Y CON TU PARTIDA DECIDISTE NO DEJARME SOLA, SINO MAS BIEN LLENA DE PERSONAS LINDAS, MARAVILLOSAS Y LLENAS DE BENDICIÓN PARA MI Y PARA PRISCILLA, Y YO SE QUE A CADA UNA DE ELLAS LES DEJASTE UN PEDAZO DE TU CORAZON PARA QUE SIGUIERAN A MI LADO CUIDÁNDOME Y YO NO ME SINTIERA SOLA. PORQUE TE VEO EN CADA UNA DE ELLAS.

TE AMO, TE EXTRAÑO Y SE TAMBIEN QUE ESTAS PREPARANDO NUESTRO NUEVO HOGAR ALLA EN EL CIELO.

Tu madre santa (como así me decías)

El sabio, Salomón, dijo: “No presumas del día de mañana, pues no sabes lo que el mañana traerá.”

PROVERBIOS 27.1

DIOS LES BENDICE

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.